Regresiones del sueño.

Las regresiones de sueño hacen que tu peque que quizás dormía bien, de repente, empiece a dormir peor.

¿Qué ha pasado?

¿Se quedará así para siempre?

Regresiones de sueño por la edad.

Hay una serie de regresiones que vienen marcadas por el calendario y suceden en todos los bebés prácticamente en los mismo tiempos. Son regresiones evolutivas.

Regresiones de sueño de los bebes

La primera: La Regresión de las 6 semanas.

Es la primera, pero suele pasar desapercibida. Y no es de extrañar, teniendo en cuenta que aparece en pleno postparto, en un momento que todo suele ser un caos.

Esta regresión llega debido a un pico de crecimiento que hace que el bebé necesite despertarse más veces para alimentarse (en estos momentos de desarrollo necesita mucho combustible). Además, los peques a esta edad comienzan a estar más despiertos, así que es importante procurar tener actividades relajadas hacia el final del día, así como estar pendiente de que cumpla con sus ventanas de sueño, para no llegar sobrecansados a la noche, provocando lo que se llama «la hora bruja».

Regresiones de sueño por cambios

Regresiones de sueño no debidas a la edad.

Ocurren debido a cambios como una mudanza, la llegada de un hermanito… o cuando están malitos. Son momentos que tu bebé vive muy intensamente (aunque a veces pensemos que no se da cuenta).

¿Qué hacer durante una regresión de sueño?

Durante las regresiones de sueño es muy importante mantener la calma. Hay que saber que durante el tiempo que dure la regresión tu peque va a necesitar más apoyo y que su sueño será peor, pero la regresión pasará y, si no hemos introducido muletillas nuevas, volverá a su ser.

¿Cómo gestionar una regresión de sueño?

Durante las regresiones es importante no dar grandes pasos atrás o comenzar a utilizar estrategias que no queramos que se queden con la familia. Por ejemplo, «tu peque acaba de aprender a andar y cuando lo pones en la cuna quiere estar paseando de un lado al otro», así que, como te desespera, lo decides «va a dormir en el carrito«. Pruebas y el peque, se relaja y tras unos paseos por el pasillo, se queda dormido. Al día siguiente, lo vuelves a llevar a la cuna, ves que se pone de pie y que comienza a caminar, y decides tirar por lo rápido, «total, así estamos todos felices», y día tras día se instaura una nueva muletilla. Y de repente te das cuenta de que para dormir, tu peque necesita siempre siempre el carrito… ¡ouch!

Esta trampa del carrito me la conozco muy bien porque me ocurrió a mí con mi hijo mayor, cuando no tenía ni idea de nada sobre el sueño infantil.

Si te ha pasado a ti, y te has quedado con alguna costumbre que te cuesta quitar, consulta las diferentes opciones que tengo con las que puedo ayudarte.

Regresiones de sueño normales

Ventanas de sueño¿Cuánto tiempo puede estar despierto mi peque?

Ventanas de sueño. ¿Cuánto tiempo aguanta despierto mi bebé según su edad?

¿Sabías que los peques pueden aguantar un tiempo máximo despiertos sin que esto les afecte negativamente?

Estos tiempos son las ventanas de sueño, y van cambiando con la edad. Conocerlas nos ayuda a saber cuándo es mejor ofrecer una siesta o comenzar la noche, para así evitar que «se pase de vuelta» y llegue el temido sobrecansancio.

¿Qué pasa si mi peque está demasiado tiempo despierto?

Cuando un bebé está despierto más tiempo del que es capaz de soportar puede ocurrir que esté más irritable, le cueste más dormirse o tenga más despertares.

Es totalmente contraproducente el mito de «que no duerma la siesta para que después duerma mejor», y es que al tratar de mantenerlos despiertos más tiempo del que son capaces de tolerar su cuerpo se sobreexcita y para cuando queremos que duerman, les resulta mucho más difícil porque tienen que tratar de rebajar esa excitación para dormirse (por eso les puede costar más conciliar el sueño) y también se suelen despertar más a menudo.

Ventanas de Sueño según la edad de mi peque.

Es importante conocer estos tiempos para saber ir organizando las siestas a lo largo del día y que, de esta manera, el sobrecansancio no haga que esté más irritable.

Ventanas de sueño de bebés
Ventanas de sueño niños pequeños

Teniendo esto en cuenta iremos dando pasos hacia un buen descanso para toda la familia. Si necesitas ayuda para cuadrar bien los horarios, o por mucho que lo intentas, no consigues que tu peque duerma bien, recuerda que puedes contar conmigo para ayudarte a calmar este caos con los distintos servicios que ofrezco.

No sé por qué no duerme bien.

Pero si yo lo hago todo bien, no sé por qué no duerme.

Tu bebé no duerme, llora o se despierta, ves que no descansa y por lo tanto tú tampoco.

Pero es que en teoría «lo haces todo bien».

¿Será que mi bebé es así y punto?, ¿me ha tocado el bebé que llora y no duerme?

-Tranqui, lo más probable es que no. Mantengamos la calma.

-Pero es que yo lo hago «todo bien».

No funciona, mi bebé no duerme bien.

Te ha dicho que su peque duerme toda la noche del tirón, le has preguntado que cómo lo hace y te lo ha contado. Corres a tu casa con la motivación por los cielos, pruebas y nada. No funciona.

Y es que haciendo EXACTAMENTE lo mismo, dos familias distintas con dos bebés distintos, uno puede dormir bien y el otro no. Esto no significa que lo que hagas esté mal, simplemente que para las características de tu bebé y familia, quizás haya otra forma de hacer las cosas que encajen mejor.

Cada bebé es diferente, hay que adaptarse.

Seguramente escuchaste mil veces lo de «cada bebé es un mundo», y es que es así. Los bebés son individuos, con sus propias peculiaridades y, aunque hay generalidades comunes a todos los bebés, también hay aspectos, muchas veces muy sutiles, que son particulares de cada individuo. Hay que tenerlos muy en cuenta.

Por eso, no te obceques en hacerlo todo igual que los demás. Observa a tu peque y trata de encontrar aquello que mejor pueda funcionarle.

Si después de un tiempo necesitas ayuda para esta tarea, no dudes en contactar conmigo, los servicios que ofrezco al ser totalmente personalizados podrán ayudarte en tu caso concreto.

La Teoría del Caos y la Crianza

Teoría del Caos en la Crianza. Calma el Caos.

¿Conoces la Teoría del Caos?

Es esa que dice que pequeños cambios en las condiciones iniciales crean grandes diferencias respecto al resultado final. Al igual que con el llamado «Efecto Mariposa» según el cual «el aleteo de una mariposa se pueden sentir al otro lado del mundo» causando por ejemplo un huracán. Esto en la crianza pasa mucho, ¿no crees?

¿Qué tiene que ver la Teoría del Caos con la Crianza?

Quizás te estás esmerando mucho en que tu peque coja determinados hábitos y, de repente, ¡ZAS! pasa algo y ese algo rompe tus planes. Por ejemplo, cuando empezamos la alimentación complementaria con nuestro hijo mayor, siempre estábamos muy pendientes de no chupar los cuchillos, no queríamos que fuese algo a imitar ya que, obviamente, podría ser peligroso. Lo logramos durante mucho tiempo, hasta que un día vio a una persona lamer el cuchillo tras untar algo en el pan, ese pequeño gesto que observó justo ese día, tiró por tierra todos nuestros esfuerzos y estuvo tiempo que quería chupar los cuchillos porque había visto que se podía hacer.

¿Qué tiene que ver el Efecto Mariposa con el Sueño Infantil?

Pues estas relaciones también ocurren con el sueño. Muchas veces no sabemos qué es lo que ha ocurrido pero nuestro bebé, que antes dormía razonablemente bien, de repente duerme fatal, o incluso no sabes porqué el tuyo nunca ha dormido bien.

A veces hay rutinas que aunque no lo sepamos están influyendo negativamente en el sueño de nuestro peque. Muchas veces por desconocimiento o porque nos dejamos llevar por el día a día introducimos pequeños y, supuestamente insignificantes, cambios o «ayudas» que hacen que a la larga el sueño se vea afectado. En estos casos, te puedo ayudar a ver qué es lo que está haciendo que el sueño de tu peque no sea bueno, y poco a poco ir realizando cambios para mejorar su descanso y el de la familia.

Si tu familia vive en el caos, Calma el Caos.

Y es que llega un momento en que las familias parecen vivir en el caos: no sabes exactamente qué es lo que va a hacer tu peque que cambie o no, no sabes qué acción va a hacer que haya un precedente porque el que todo cambie.

Quizás también haya desorden, ruido, cansancio, incertidumbre… lo normal con pequeños seres humanos en crecimiento.

Así que, ante todo esto, busquemos la calma, la calma dentro de este caos y, así, calmaremos el caos.